Mercedes-Benz

Mercedes-Benz: 120 años de evolución en sus volantes

19.05.2020

Evolución volantes Mercedes-Benz
Mercedes-Benz lanzará en verano 2020 su última generación de volantes con el Clase E. Éste es completamente digital, incluso con zonas que detectan si el conductor está sujetando el volante. Pero el camino hasta llegar aquí no ha sido nada fácil, ya que todo empezó hace 120 años con una simple manivela.
 
Durante toda su historia, Mercedes-Benz ha desarrollado, diseñado y perfeccionado cada detalle cuidando al máximo la apariencia, funcionalidad, comodidad y seguridad, hasta llegar a donde está actualmente.
 
Después de los primeros vehículos que contaban solo con una manivela, surgió el volante como lo conocemos hoy en día en 1894.
 
Alrededor de 1900, los volantes contaban con palancas para controlar el encendido y la mezcla de aire/combustible.
 
Ya entre los años 20 y 40 se fueron descartando poco a poco las palancas de ajuste gracias a la evolución de los motores. Surgieron entonces los grandes volantes con aro para incorporar la bocina o claxon, extendida también hasta la actualidad. Casi al final de esta etapa, el aro del volante se empezó a utilizar también para indicar las señales de giro.
 
Más tarde en la década de los 50, la marca introdujo la palanca de cambios en la columna de dirección, logrando más comodidad para piloto y pasajero delantero. En 1955 se sumó una función más que era una palanca para dar ráfagas de luz de largo alcance, pero con una dirección muy dura. No fue hasta 1958 que se introdujo la dirección asistida en la berlina 300.
 
Los 60 se caracterizaron por buscar la protección contra accidentes, reduciendo el riesgo de lesiones en caso de colisión. Por eso, Mercedes-Benz introdujo un sistema patentado con una columna de dirección telescópica con amortiguador de impacto. Y este sistema fue estándar en toda la gama de turismos hasta 1967.
 
También en 1963, a la palanca de control de intermitentes y ráfagas se incorporó el accionamiento de los limpiaparabrisas y las funciones de lavado de los mismos.
 
Posteriormente en los 70 y 80 los esfuerzos se enfocaron en la seguridad. Con el 350 SL Roadster en 1971, vino el volante de seguridad de 4 radios con una placa acolchada para proteger contra impactos. Aquí desapareció el aro de bocina y se posicionó en el centro del volante. En 1975, con el Mercedes-Benz 450 SEL 6.9, se equipó el sistema de control de crucero, y en 1981 se incorporó el primer airbag.
 
Más tarde en los 90, los volantes evolucionaron para ser mutifunción, para controlar la navegación y el entretenimiento, entre otras cosas. Todo a mano para controlarlo solo con el pulgar.
 
En el 2005, con el Clase M y Clase S, la palanca de cambios se desplazó de la consola central a la columna de dirección, todo con un diseño más redondeado.
 
En 2016, aparecen por primera vez botones táctiles en el volante, haciendo barridos con los dedos.
 
Actualmente, ya en 2020 con el nuevo Clase E, además de incorporar un sistema de detección del conductor en el volante, cuenta con sensores capacitativos, con un funcionamiento intuitivo de gestos al deslizar.